Viaje a Salamanca de Bachillerato

Ana Isabel Cobo Moreno
Celia Álvarez Abad
Ana Bellido Díez


Los alumnos de 2º de bachillerato hemos realizado una excursión a Salamanca desde el día 21 al 23 de febrero.

El 21 de febrero partimos hacia Salamanca haciendo una parada en Cáceres. En primer lugar fuimos a la facultad de Ciencias del Deporte de Cáceres, donde nos enseñaron las increíbles instalaciones del centro, como la piscina climatizada, el gimnasio, que para ellos era un aula más, la pista de gimnasia artística, donde nos hicieron una demostración de lo que practicaban, y los laboratorios, donde analizaban los datos de los proyectos que realizaban los alumnos.
Cuando terminamos la visita nos dirigimos al centro histórico de Cáceres, donde nos presentaron romances teatralizados sobre la historia de este. Los juglares que lo realizaron necesitaron de la participación de los alumnos para llevar a cabo dichas representaciones, las cuales fueron muy divertidas y nos ayudaron a transportarnos a la época. Tras ello reanudamos nuestro viaje a Salamanca, donde nos alojamos llegada ya la noche.

El 22, fuimos a visitar el archivo de la Guerra Civil, donde nos mostraron artículos e información de la época. Dentro de él, nos enseñaron una especie de museo que mandó a hacer Francisco Franco para burlarse de la masonería, que era un movimiento de la época que se agrupaba en logias bajo una idea de fraternidad humana (basada en las ideas de la Ilustración). Se definía como una entidad filosófica y no religiosa que tenía la finalidad de impulsar el progreso moral de las personas. También nos agradó la presencia de un documento en el que se defendía la igualdad de las mujeres en la masonería basándose en los principios feministas, e incluso nombrando el mismo movimiento.

Después visitamos la parte superior de la nueva catedral de Salamanca, en la cual subimos al campanario por las altas torres medievales. Más tarde visitamos la fachada de la catedral donde encontramos la escultura de un astronauta, también vimos la casa de las conchas, en la cual se encuentra la biblioteca municipal. No íbamos a volver a Sevilla sin perdernos la maravillosa fachada de la Universidad, donde buscamos con dificultad la famosa rana, situada encima de una calavera.
Fuimos más tarde a ver el huerto de Calisto y Melibea, donde representamos diversos fragmentos de la obra, y visitamos la escultura del Lazarillo de Tormes, llamado así porque el libro nació al lado del río Tormes.


El 23, visitamos un museo contemporáneo situado en la reserva natural de los Berrocales, el cual nos impresionó y nos hizo reflexionar.
El viaje nos ha encantado y ha sido una manera de desconectar de la rutina de las clases y del estrés de 2º de bachillerato. Damos gracias a los profesores Inma Flores, Jordi Cívico y Tomás Alfaro por su paciencia y por acompañarnos en esta experiencia tan gratificante como instructiva.