Mil Flores por la Paz

NUESTRA INSTALACIÓN: "MIL FLORES POR LA PAZ"
Colores y más colores como la vida misma, vista desde los ojos de un niñ@.

Su risa es tan pura que camina sobre el viento, 
tan clara, como el reflejo de una nube en el agua,
y tan limpia, como la lluvia que regala el cielo.
Cuando ríe, la estrella de sus ojos se abre y se enciende,
con ese fulgor vidrioso que solo los niños tienen,
sin esas oscuras sombras que lo eclipsan cuando crecen.

Cuando sus ojos se abren, en ellos su alma se aprecia,
blanca, como la nieve del invierno cuando cuaja,
tranquila y sosegada, como la marea en calma,
feliz y en paz con todo lo que, sin saberlo, ama...
Es este el bello retrato de la efímera inocencia.

Noelia Toribio

 
Colores que se tornan grises, cuando se pierde la inocencia y la pureza de un niño...
  
 "Mil flores por la paz", pretende ser un llamamiento a la reflexión sobre el comportamiento humano, aquel que nos lleva a la destrucción en guerras u otros actos violentos, el que margina con la indiferencia a quienes consideran distintos por no encajar en un perfil estereotipado, o por ser de una raza distinta a la nuestra, pero también el que hace renacer cuál Ave Fénix de entre las cenizas a los más desfavorecidos, ofreciéndoles la oportunidad de vivir dignamente. Las artes plásticas, al igual que la música, la literatura o el cine, nos sirven como excusa para expresar sentimientos e ideas.  Así lo hemos querido manifestar con nuestro trabajo,  incitando al alumnado a expresarse con libertad y con el disfrute de la experiencia de crear.

Logramos hacer florecer las flores con rotulador negro y gracias a la ayuda de vari@s alumn@s de tercero y cuarto que muy gentilmente me regalaron su tiempo (Mil gracias a Lorenzo, Natalia y Marleny).


La segunda parte de la instalación, está formada por una veintena de siluetas estampadas con logos de paz y montadas sobre una gran alfombra negra. Las siluetas se realizaron el curso pesado con dos grupos de 2º de ESO dentro del proyecto: "INSTALACIÓN EN PRO DE LOS VALORES, CIMIENTOS DE UNA SOCIEDAD EN PAZ".Las siluetas representan las vidas perdidas en actos violentos, los logos estampados sobre ellas están diseñados por l@s alumn@s, la técnica de estampación, carvados. En la siguiente entrada podrás ver el resultado: "SILUETAS ESTAMPADAS".
Ambos proyectos podrán verse en el blog: mcarmenepv.blogspot.com.

Gracias a la ayuda de compañeras como  Rocío Luque, Sonia Domenech  y su alumnado de PMAR, Julia Nogueras y algunas alumnas de 4º ESO (Marleny, Blanca y María), la instalación quedó montada el martes por la mañana. Mi más sincero agradecimiento por estar siempre cuando os necesito compis.

Para poder llegar a la paz, hay que amar, es necesario.

El hombre es el único animal que es capaz de matar a todo aquello que ama, hasta su propia esperanza.
Todos los años, cientos de jóvenes son asesinados por salvar vidas.
Solo por eso.

Cada mañana, cuando la luz del día apunta vuestros rostros,
siento el deseo de poner un dardo en vuestra conciencia, silenciosa,
tan dormida. Entonces se me caen de la boca las palabras, porque
hay que hablar.

Igual que una mariposa, silva en mi pelo la pena y con su aleteo, el dolor el dolor de la guerra en la carne.

Hay que hablar, hay que hacerlo.
Hay que hablar del niño pálido, de ese niño errante, sin rumbo, rondando las escombreras de la muerte, bajo una lluvia de bombas.

Hay que hablar de la paz.
La paz, es la brisa del alma y calma la noche del dolor, porque pone bálsamo en las manos, calor en los labios.
La guerra hace el dolor, y es la mano más incendiada del infierno.

Hay que hablar de la mujer que se esconde detrás de la niebla, que
dobla la cara y arruga su frente aterrorizada, porque no quiere perder la vida, la vida que nos dio.

Dos zapatillas en el retrato del suelo. Solo quedó eso, el gran asesino todo lo quiso borrar. El gran cobarde.

Ustedes queridos niños, podéis desviar la bala de luto que envuelve esa tristeza para siempre. Y así, vuestras raíces, abrirán el corazón como una rosa de crepúsculo, el corazón de los que lleguen después, vuestros
hijos y los hijos de sus hijos.

Yo sé que podéis hacerlo, que vais a frenar la ira inhumana, y colocar un beso de amanecer sobre el alba de la paz.


Santi Rueda
   Y de uno de los corazones más puros de este centro, mi querida alumna Reyes nos deja una frase muy bella: 

"LA PAZ ES BONITA DE COLOR BLANCA" 

 Reyes Valdecantos Escacena 4º A